Mick Foley asegura que Seth Rollins no es un luchador peligroso

0

resem55896mick-foley-f

Mick Foley habla sobre la reputación que está ganando Seth Rollins como luchador peligroso por las constantes críticas de Bret Hart.

 

El retirado luchador y actual General Manager de RAW Mick Foley ha comentado en su Facebook sobre la reputación de Seth Rollins como luchador peligroso. Según Foley, una serie de críticas hechas por el luchador Bret Hart ha hecho que Rollins se gane una inmerecida fama de luchador peligroso. A continuación, sus pensamientos al respecto:

“Recientemente, la superestrella de WWE Seth Rollins parece que no se quita la etiqueta de ser un luchador peligroso y no creo que eso sea justo. Recordad la película original de Rocky, estrenada en 1976, donde Rocky Balboa le dice a la pequeña Marie que la gente ‘no te recuerda a ti, recuerda tu reputación’. De la misma manera que la pequeña Marie estaba en peligro de ser conocida como ‘la pequeña p*ta que se pasa el día en la tienda Atomic Hoagie’, Seth Rollins está en peligro de que la gente le recuerde por su reputación de luchador peligroso y de causar lesiones en vez de ser recordado como uno de los luchadores de élite de su era, un atleta excepcional y una gran ganancia para el negocio.

He dudado a la hora de escribir el artículo porque la imagen de Seth Rollins como luchador peligroso ha sido promovida en su mayoría por ‘Hitman’ Bret Hart, un WWE Hall of Famer, leyenda por derecho y uno de los mayores luchadores que haya existido. Solamente tengo respeto por Bret y es un buen amigo desde hace 20 años. Dejo claro que no es mi deseo meterme en una pelea en las redes sociales con Bret Hart, pero su puesto en comunidad del wrestling hace que sus palabras tengan mucho peso y la opinión de que Rollins es peligroso está creciendo por momentos. No pretendo con esto decir que soy tan importante para el negocio como lo es Bret, pero conozco a unas pocas personas que respetan mi punto de vista y creo que se lo debo a Seth y a los fans con la esperanza de que sean valorados a la hora de emitir un juicio sobre Rollins.

Las pruebas en su contra se centran en dos lesiones a Sting y Finn Bálor cuando les aplicó la ‘turnbuckle bomb’ y la nariz rota de John Cena. Ya hablé de la lesión de Sting en septiembre de 2015 y dije que ciertos movimientos son cada vez más y más difíciles de recibir según vas envejeciendo. Se dice que lo primero que pierden los boxeadores son las piernas, pero en el pro wrestling lo primero que se va son los músculos del cuello, necesarios para mantener la barbilla firme durante los impactos. Es muy probable que ésta haya sido la razón de porqué la turnbuckle bomb de Rollins, usada con seguridad cientos de veces, hizo que la cabeza de Sting diera un latigazo, ya que tenía 56 años en ese momento. En mi opinión, no fue culpa ni de Seth, ni de Sting, ni de WWE, simplemente se intentó forzar demasiado el paso del tiempo.

Personalmente, no me creía la cantidad de conmociones cerebrales que iba teniendo según envejecía. Tras sufrir ocho conmociones documentadas en mis 15 años de carrera, me di cuenta de que me lesionaba con más regularidad haciendo los movimientos básicos que años atrás no me daban problemas. Pero la Madre Naturaleza y el Padre Tiempo siempre te alcanzan. Nunca le eché la culpa a ninguno de los oponentes que estuvieron en el ring conmigo el día que me lesionaba. No sería justo y no creo que sea justo echar la culpa a Seth Rollins de esas 3 lesiones.

Estuve fuera del ring, al lado de los comentaristas y de Stephanie McMahon cuando Seth se enfrentó a Finn Bálor. En ese combate (en el cual una parte del público se distrajo de una pelea épica por fijarse demasiado en el cinturón) vimos cómo Finn Bálor luchó 20 minutos con un labrum desgarrado sin que nadie lo supiera. Esa lesión se dio cuando recibió una turnbuckle bomb fuera del ring, contra la valla del público. Esas turnbuckle bombs me recuerdan a las chokeslams, en el sentido de que hay muy poco margen de error. Mientras que ciertos movimientos permiten mover el cuerpo para distribuir el impacto del golpe, la turnbuckle bomb, al igual que la chokeslam tienen muy poco margen de error. Si no lo encajas bien, sufrirás durante un rato. Literalmente, yo escupí algunas gotas de sangre después de un simple choke slam de the Undertaker durante uno de nuestros primeros encuentros en 1996, en Wilmington, Carolina del Norte. Escupí sangre tres o cuatro veces y me preguntaba cómo me recuperaría para poder recibir ese movimiento de nuevo.

Creo que hay más presión hacia los luchadores hoy en día. Los movimientos son más intrincados, los realizan con más frecuencia y hay más presión, tanto desde las gradas del público como de las superestrellas, para estar superando sus límites. Desgraciadamente, llega el momento de que esos movimientos tienen que ser usados de formas más novedosas, así que una powerbomb contra el esquinero se convierte en una powerbomb contra la valla del público, donde apenas hay margen de error. Desgraciadamente, la caída de Finn no fue buena y se sometió a cirugía. Creerme, conozco muy bien a Seth y se siente muy mal sin tener a los fans encima culpándolo por ello.

La nariz rota de Cena fue tan sólo un accidente. Yo le rompí la nariz a Goldust en la WCW por accidente y Vader me rompió la mía a propósito (porque yo se lo pedí). Goldust no me culpa y yo no culpo a Vader.

A veces, las lesiones aparecen. Es parte de esto. Seth Rollins es un luchador seguro. Usa un estilo intenso, muy físico, como muchas otras superestrellas. Estos movimientos funcionan por una razón: la sensación de realismo en todos ellos, un realismo que es necesario en estos tiempos. Cuando yo crecía, los fans veíamos un show de dos horas con la mayoría de los combates siendo unilaterales. Los fans de ahora ven combates buenos (e incluso geniales) semanalmente y los luchadores sacrifican sus cuerpos todas las semanas para entretener y emocionar. Seth Rollins tiene este espíritu. Merece ser recordado por su dedicación, por su disposición a llegar cada vez más alto y participar en grandes combates para los fans de la WWE en todo el mundo. ¡Por eso creo que la gente debería conocer a la persona real, no la reputación!”

Comments

comments

Share.

About Author

Leave A Reply